Los “sin techo” que se hicieron famosos

Cuando pensamos en personas famosas, rara vez consideramos el hecho de que puedan saber lo que significa ser pobre. Sin embargo, la fama no es algo fácil de conseguir, como bien lo dejó claro la serie de televisión, y a veces cuesta más de lo que parece. Por ejemplo, estas personas que ahora son famosas, puede que nunca pensaran en lo que lograrían años más tarde cuando se veían durmiendo en la calle o un refugio, o haciendo cualquier trabajo por un mísero sueldo sólo para sobrevivir.

¿Seguro que no conoces a nadie así, y te parece increíble? Sigue leyendo y verás:

  • Shania Twain: Cuando era apenas una adolescente, la famosa cantante se mudó con su familia a un refugio en Toronto para que tuvieran suficiente para comer. Y a los 8 años ya estaba cantando en bares a cambio de comida.
  • Jennifer López: Ya que sus padres no estuvieron de acuerdo con su decisión de ir a Hollywood, J-Lo terminó siendo entrenadora de surf mientras se presentaba su oportunidad, primero en Europa y luego en Los Ángeles.
  • Carmen Elektra: A los 20 años, mientras luchaba duramente por llegar a fin de mes, su novio le robó todo el dinero y se fue; ella recuerda estar sentada bajo el ardiente sol de Los Angeles sin poder hacer otra cosa que llorar.
  • Cary Grant: Abandonado por su padre a los 10 años y con su madre en una institución mental, pasó su infancia en Southampton, Inglaterra, tomando trabajos en los muelles y durmiendo en callejones.
  • Suze Orman: Aunque en la actualidad es capaz de aconsejar a millones de personas sobre sus finanzas, no hace mucho esta mujer estaba viviendo en la calle dentro de su camioneta.
  • Heather Mills: Debido a problemas familiares, desde los 14 años se vio obligada a vivir en una caja de cartón cerca de la estación de Waterloo en Londres.
  • Benjamin Franklin: Este Padre Fundador de los Estados Unidos de América huyó de Boston a los 17 años y tomó un bote a la ciudad de Nueva York, después de lo cual terminó marchandohacia Filadelfia; vivió en las calles hasta que la familia de su futura esposa lo acogió.